Comentarios

Sin comentarios
Sé el primero en publicar un comentario
Guía de El Bolsón

06 - Vivir en El Bolsón

Guía de El Bolsón

La vida en El Bolsón es muy tranquila.

Su ritmo pausado de ciudad chica se ve interrumpido solamente en la temporada de verano, y en los momentos en que llegan muchos turistas a la región.

Últimamente, la población del municipio creció considerablemente, ya que muchas personas provenientes de otras ciudades eligieron radicarse en la ciudad.

Por un lado, contribuyó a que esto sucediera, la disponibilidad de conexiones de gas, el acceso por ruta de asfalto, las comunicaciones disponibles, como la telefonía celular e Internet, y por otro lado, el descenso de la calidad de vida en las grandes ciudades, donde el excesivo estrés y la falta de seguridad hicieron a muchas personas buscar un mejor lugar para vivir.

En El Bolsón hay escuelas primarias, secundarias, institutos terciarios, una universidad nacional, un hospital de área, varios supermercados y comercios diversos, que son suficientes para satisfacer las necesidades de las familias en general.

En la ciudad se desarrollan muchas actividades culturales, deportivas y sociales de todo tipo.

Durante el invierno, a causa del clima con sus bajas temperaturas, de las incesantes lluvias (con nevadas ocasionales), y los días tan cortos, se realiza mucha vida dentro del hogar, o bajo techo. Pero en el verano, se da todo lo contrario, y con la llegada de los días largos (el 21 de diciembre a las 21,30 hs es de día), las temperaturas más altas, se cambia la vida "de encierro", por la vida al aire libre, ya sea para realizar actividades deportivas, pasear, o simplemente reunirse a tomar mate al exterior.

La naturaleza que rodea la ciudad también marca sus ciclos. En invierno muchos árboles pierden sus hojas y se ven pocos animales, pero en primavera brotan las flores, los árboles repletan sus follajes y los pájaros con sus cantos se escuchan por todos lados.

El Bolsón es un excelente lugar para vivir, si se disfruta de la naturaleza, la tranquilidad, y se puede prescindir de ciertas "comodidades" de las grandes ciudades.